divendres, 11 de novembre de 2005

How E-Voting Threatens Democracy

Con este provocativo título, Zetter (marzo 2004) relata la tortuosa historia de una investigación sobre una serie de problemas técnicos detectados en el funcionamiento de un sistema de voto electrónico en Estados Unidos.

Lejos de generar alarmismo o paranoia, estas situaciones han de servir para remarcar la necesidad de extremar las precauciones con el propósito de garantizar la transparencia, veracidad y seguridad del proceso de voto electrónico, incluso desde antes de su implementación. Para ello, se requerirá la puesta en marcha de diferentes medidas que abarquen aspectos tales como evaluaciones técnicas periódicas, entrenamiento de personal, regulación de ciertos estándares, control de las adquisiciones comerciales de hardware y software. También se apuesta cada vez de manera más decidida por mantener justificante en papel del voto emitido para posibles comprobaciones posteriores, y por la incorporación de “open source”, lo que permitiría validar la codificación externamente.

Puedes encontrar este artículo y otros relacionados con e-vote en: http://www.wired.com/news/evote/0,2645,62790,00.html

1 comentari:

CISólogo ha dit...

Interesantísimo artículo de Zetter, sobre todo tras ver toda la polémica generada en las últimas elecciones presidenciales en Estados Unidos, donde sistemas automatizados de voto eléctrónico estaban controlados en varios condados por empresas ligadas a personajes y grupos claramente cercanos a puestos de responsabilidad política. En este sentido, cabe destacar las dudas generadas en el recuento llevado a cabo en algunos estados, sobre todo el de Ohio, que decidió finalmente el resultado de las elecciones por un reducido número de votos.
Como dice Irene, uno de los aspectos más importantes, aparte de las medidas de control externos de estos sistemas, es la utilización de recursos "open source", algo que ya se empieza a usar con cierta profusión en medios universitarios, sobre todo americanos e ingleses, para asegurar el acceso democrático e igualitario a sistemas de gestión y contenido de investigaciones científicas que, desgraciadamente, caen muchas veces en manos de entidades comerciales que dificultan el acceso de la comunidad científica a las mismas.