dimarts, 21 de juny de 2005

A ver si resulta que el e-voto puede ser positivo para algo...

Esta afirmación es la que a algunos seguro que les pasa por la cabeza, sobretodo a algunos dirigentes del PP de Galicia o del mismo PSG, teniendo en cuenta que ahora mismo ya tendríamos resultados definitivos. Puesto que para el seguimiento de las elecciones he acudido bastante a La Voz de Galicia, quiero colgaros una entrevista que hacen a un emigrante, en la que entre líneas se pueden obtener diferentes argumentos que apoyarían la aplicación de estas soluciones tecnológicas -cuando menos- al CERA.
------
Entrevista
«Pensar en dejarnos sin voto sería mezquino»

Como está dispuesto a vivir a caballo entre sus dos patrias, Galicia y Argentina, Castelao Bragaña decidió aceptar la oferta del PP, ir en sus listas y convertirse en el primer diputado emigrante del Parlamento. Confía en que el voto exterior, que en esta ocasión es masivo, dé a su grupo el escaño 38.
-¿Por qué está siendo tan alta la participación?
-Porque todos los candidatos han pasado por aquí, y en período electoral. Antes sólo venía don Manuel, y eso ha cambiado esta vez. Yo, como emigrante, estoy agradecido a todas las fuerzas porque nos hayan tenido en cuenta.

-¿Y cómo han recibido los emigrantes el peso que ha arrojado sobre ellos el resultado del 19-J?
-La gente que, como yo, tiene un posicionamiento partidario contempla todo esto con un poco de preocupación, claro. Pero los demás se sienten protagonistas: su voto puede ser decisivo y eso les ilusiona, les motiva.

-Sin embargo, lo ocurrido el domingo ha reabierto el debate sobre el derecho de la diáspora a votar...
-Ese tema me abronca. No puedo creer que en el pecho del pueblo gallego anide ese sentimiento tan mezquino de querer negarnos el derecho a sentirnos gallegos. Eso sólo puede salir de unas mentes destempladas por el resultado. El derecho a votar lo tenemos por el cariño que sentimos por Galicia, porque ejercimos de gallegos cuando eso no era nada fácil.

-¿Y el control sobre esos votos es suficiente?
-Eso es otra cosa. Si el sistema se puede mejorar y cambiar, estoy de acuerdo. Los emigrantes tienen que poder votar con todas las garantías.


A ver si de una vez por todas se abre un debate serio en nuestro país para decidir qué pasos dar, de forma coordinada, para mejorar este tipo de situaciones. ¿No?